La Adaptación Condenada

Hace poco mantuve una tediosa conversación sobre el daño que están haciendo las adaptaciones de tebeos a la gran pantalla, bajo la excusa de que la mayoría pervierten el producto original. El objetivo de este ataque era Watchmen, la película de Zack Snyder basada en la archiconocida obra de Alan Moore y Dave Gibbons que se estrenó en 2009. Además de tenerle un especial cariño porque fue mi primera experiencia cinéfila durante la universidad, la proeza de Snyder es digna de reseñar: en un momento en el que los superhéroes no eran una garantía de éxito, él se atrevió a deconstruir el género a...