La artista gráfica, Caroline Lavergne ha sido entrevistada a través de videoconferencia por el especialista en cine y cómic, Eduardo Serradilla dentro del ciclo Encuentros Con autoras 24 organizado por la Fundación Canaria Cine + Cómics con motivo del día internacional de la mujer. Esta autora se confiesa una autodidacta que en su vida se ha dedicado a realizar multitud de proyectos totalmente diferentes entre sí y que no estuvieron necesariamente vinculados con el dibujo por el que siempre sintió auténtica pasión. Pero al final sus padres la convencieron para que se dedicara a otra actividad que fuera más lucrativa y por ello llevó a cabo un máster de empresas, estudió de idiomas… Sin embargo en un momento dado de su vida decidió lanzarse de cabeza a cumplir su sueño, lo que hasta entonces había hecho de forma parcial dibujando bocetos de los lugares a los que viajaba.

En el Congreso de cómics de Angulema el conductor de esta entrevista y pudo conocerla personalmente y también a su obra por la que asegura que se sintió fascinado, en concreto por el trabajo gráfico hecho sobre una película titulada Le Filme de Sarah. El método utilizado para llevar a cabo esta creación que se alargó durante tres años y medio era mantenerse a una prudente distancia del equipo de rodaje y mientras ellos grababan, la autora dibujaba los bocetos que luego finalizaba tirando de la memoria.

Participó directamente cuando al principio los cineastas se reunieron para planificar el film y también presenció el montaje, donde intentó repetir el proceso e incluso pudo incluir escenas eliminadas. También realizó dibujos de los técnicos y actores quienes quedaron encantados con el resultado final, por lo que esta autora cree que cumplió con el objetivo de hacer un libro agradable y divertido y reflejar de la forma más cercana posible a estos creadores, sin descartar la subjetividad. Otro tanto hizo con las personas que vivían en el pueblo del norte donde se rodó la película y en este caso las reacciones fueron también invariablemente positivas. En total la obra fue publicada en 2022 y llegó a sumar más de doscientas páginas.

Una vez que acabó este proyecto ahora está dispuesta a comenzar uno nuevo y para ello se desplazará a Japón, con la conciencia clara de que ahora no sólo no empieza de cero, sino que además sabe que “cuando te involucras en un nuevo proyecto te das cuenta de que ya eres otra persona distinta”. También ha sido autora de una obra que relata la vida de los salmones en los ríos de Quebec, escrita por una guionista que a la vez hizo un libro sobre esta temática y la convenció para que llevara a cabo una novela gráfica.

Asegura que su método de trabajo se basa en documentarse lo máximo posible porque “no sé hacer la cosas a la mitad” y por ello buscó fotos y todo aquel material necesario para conseguir que el resultado sea lo más realista posible y al respecto Serradilla indica que alguno de los dibujos parecen fotos. Otra característica de su creación es que no le gusta demasiado trabajar encerrada en un estudio porque lo relaciona con un empleo normal y corriente en una oficina y por eso prefiere experimentar al máximo en los exteriores, especialmente si está de viaje.

En cuanto a si le gusta más trabajar sobre guiones ajenos o propios, asegura que le resulta indistinto porque si es solo suyo se involucra demasiado y la situación llega a ser incluso difícil de soportar y por eso a veces prefiere adaptarse a las ideas de otra persona y ponerse en su lugar.

La autora dice que es perfectamente capaz de afrontar nuevos retos, no tiene miedo a quedarse sin inspiración ni enfrentarse a una página en blanco, le gusta hacer trabajos totalmente diferentes entre sí y cree que ningún proyecto es inalcanzable. A la pregunta de qué debería hacer alguien para convertirse en una creadora como ella, indica que “lo primero es aprender todo lo posible, disfrutar y ponerse en situaciones en las que no tengas ni la remota idea de cómo salir”. Recuerda que cuando hizo su primera novela gráfica al principio todo era un caos pero luego se convenció de que iba a salir bien y cree que alcanzó su objetivo. “Hay que ser aventurero, osado pero también consciente de tus capacidades, ponerte retos y salir al mundo exterior para conocer gente”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies