Coco Apynnguaq es una ilustradora nacida en Dinamarca pero que ha vivido gran parte de su vida en Groenlandia, por lo que no es extraño que esté marcada de forma muy profunda por las leyendas y mitología nórdicas. En sus libros dirigidos al público infantil aparecen monstruos fantásticos y relata leyendas, muchas veces desconocidas en su propio país, acompañadas de llamativos dibujos en los que quedan claras sus raíces y vinculaciones con la cultura del frío, el hielo, las brumas y las criaturas mitológicas.

La autora fue entrevistada por el periodista y especialista en el mundo del cómic, Eduardo Serradilla a través de videoconferencia dentro del ciclo Autoras 24 organizado por la Fundación Canaria de Cine + Cómics con motivo del Día Internacional de la Mujer que cuenta el apoyo del Ayuntamiento de Santa Cruz, Cabildo tinerfeño y Gobierno canario.

Serradilla descubrió a la dibujante después de que su hijo encontrara su libro Counting Artic Animals en una biblioteca y ambos quedaran fascinados por su trabajo. Apunnguaq justifica su estilo porque desde pequeña sintió pasión por este tipo de historias y criaturas fantásticas, siempre ha sido muy creativa y ha tenido la oportunidad y fortuna de convertirse en ilustradora. No obstante, al igual que otros muchos dibujantes, compagina esta labor con otros trabajos pero la ilustración sigue siendo su primera opción y una forma de reivindicar y evitar que se pierdan sus raíces y cultura.

En el caso de un libro dedicado a los monstruos, titulado Bestiarium Groelandia,  asegura que contó con una libertad total y fue una obra compartida con más personas que pudieron intercambiar múltiples ideas y conceptos. Define su estilo como realista pero a la vez está muy dirigido al público infantil, una línea en la que confiesa encontrarse a gusto y poder demostrar sus capacidades. La inspiración de algunos personajes que son comunes en sus obras como los osos de agua viene del folclore de Groenlandia “y lo que he hecho ha sido sacarlos de su hábitat imaginario y traerlos a la tierra”, indicó.

Sus principales influencias vienen del mundo de Disney y tiene tendencia a dar un toque femenino a sus caracteres, lo que hizo que esta entrevista fuera especialmente apropiada para celebrar el día de la mujer. En cuanto a las posibles diferencias entre ambos sexos a la hora de crear, indica que probablemente se centren en que ellas son más detallistas mientras que los hombres “hacen las cosas más rápido, lo que no quiere decir que las hagan mal. Quizás las mujeres somos más meticulosas, y lentas, no creo que sea una cuestión de género sino de cada persona, igualmente podría ocurrir al revés”.

En su caso admite que sí se cumpliría con el estereotipo femenino porque puede tardar alrededor de una semana en captar los detalles de sus personajes, lógicamente hay días que el proceso creativo es desbordante y otros en los que su mente está vacía. Su técnica es básicamente digital, recurre mucho al photoshop pero también está constantemente probando otras herramientas, porque “en realidad lo que me gusta es experimentar, probar cosas nuevas y ver cómo mi trabajo va creciendo”.

Los principales problemas que percibe en su país a la hora de desarrollar su faceta creativa es que se trata de un país pequeño en el que las obras tienen que contar con apoyo gubernamental porque no suelen ser rentables por lo que resulta muy difícil vivir exclusivamente de la ilustración.

A la pregunta de si piensa dedicarse a los dibujos animados, responde que no se considera por ahora una animadora pero sí le gustaría adentrarse en este campo de alguna manera en un futuro próximo. Esta sería otra vía para dar a conocer la herencia de su país, de  la que ella misma está aprendiendo constantemente y quiere seguir descubriendo, porque “hay muchas historias que nunca se han contado”. La autora se lamenta de que no disponga del suficiente tiempo para desarrollar todos los proyectos que tiene en mente, por ejemplo, le gustaría hacer una exposición con sus cuadros de flores otra de sus pasiones pero teme de que no podrá ser posible a corto plazo.

Apunnguaq dice que ha llegado al punto en el que tras aprender mucho de profesores tiene claro que el trabajo propio debe ser analizado desde un punto de vista crítico pero no destructivo. “Si estás decidido a dedicarte a esto ve a por ello, busca tu estilo y has las cosas a tu manera”, a la vez de creer preferible que se cuente con formación académica antes que ser autodidacta porque en su caso concreto tuvo “muy buenos profesores que me hicieron superarme”. Otro consejo es rodearse de gente con la que se sienta afinidades y no desalentarse si las críticas no son tan positivas como las que se esperaban. “Cuando creas algo tienes muchos momentos de dudas en los que piensas en abandonar y por eso está bien que la gente a tu alrededor te ayude y te haga ver las cosas desde otro punto de vista diferente”.

Ahora trabaja en un próximo proyecto que también está dirigido a los niños, que verá la luz en el mes de octubre y está deseando tenerlo ya entre sus manos. Finalmente, el entrevistador aconseja visitar la página de esta autora con el fin de poder apreciar en su totalidad la originalidad de su obra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies