Imágenes, volúmenes y, además, palabras

2 febrero, 2023

Imágenes, volúmenes y, además, palabras

2 febrero, 2023

Otra Tierra

Otra Tierra

Resulta muy fácil hablar de la fragilidad de la vida cuando nunca se ha tenido que afrontar un problema real, por lo menos, no antes de la pandemia que ha asolado nuestro planeta. Si a esto se le suma la irracionalidad con la que se vive la adolescencia, en cualquier parte del globo, les será fácil entender que la situación en la que se verá envuelta Rhoda Williams supone todo un punto de inflexión en su vida.

Un día Rhoda se levanta y en su futuro más inmediato se vislumbra la posibilidad de hacer la carrera de Astronomía, en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, Massachusetts Institute of Technology). Por la noche, sin tener tiempo para asimilar lo que le había ocurrido esa misma mañana, se verá acusada de la muerte de dos miembros de una familia, a causa de un accidente automovilístico. Lo paradójico del caso es que, durante las horas que cambiarán para siempre la vida de Rhoda, los astrónomos habían descubierto la existencia de una réplica del planeta Tierra, una réplica a la que llamaron Tierra II.

Cuatro años después, Rhoda sale de la cárcel. En ese momento, unos científicos preparan una expedición hacia la Tierra gemela, pero aquella adolescente ambiciosa de antaño ha perdido todo interés en su carrera científica y se conforma con trabajar limpiando un instituto y manteniendo el perfil más bajo posible… Su desgana y apatía chocarán, una y otra vez, con los recuerdos que rodean el lugar donde sucedió el accidente. Será precisamente en dicho espacio donde Rhoda vuelva a ver a John Burrouhg, único superviviente de la familia que ocupaba el vehículo con el que esta chocó, aquella fatídica noche.

La primera reacción de la joven es salir corriendo de allí, ante su incapacidad para asimilar la tragedia. No obstante, tras regresar a casa de sus padres, Rhoda empezará a investigar la vida de John, razón por la cual terminará por acudir a casa del hombre con la excusa de una prueba para una empresa de limpieza. Tan disparatada idea no debería haber salido bien, pero poco a poco Rhoda le va devolviendo a John sus ganas de vivir, truncadas tras el accidente, y la joven empieza a comportarse como una persona y no como la autómata en la que se había convertido hasta esos instantes.

Entre medias, la joven participará en un concurso, cuyo premio es un billete para visitar Tierra II. Y, aunque resulta ganadora, luego le cede su puesto a John, deseando, con ello, que éste encuentre lo que ella le arrebató. Al final, Rhoda se topa no sólo con una excusa para volver a ser quién era, sino con una oportunidad con la que nunca soñó, merced al buen juicio de John.

Otra Tierra es una de esas películas de género tristes y, a ratos, desgarradoras, pero igualmente hermosas por su misma puntuación cinematográfica. En apariencia es más un drama que una película de tintes fantásticos, pero la posibilidad de cambiar, solucionar y/o reparar lo que sucedió en nuestro mundo, gracias a la aparición de un planeta gemelo, es algo que impregna toda la narración, prácticamente desde el principio.

Además, la película dirigida por Mike Cahill, escrita por él mismo y por Brit Heyworth Marling –quien a su vez interpreta el papel de Rhoda– posee una sensibilidad raramente vista en el cine actual. Y no solo es por lo bien que combina las escenas sin ningún tipo de diálogo con otras en las que los protagonistas se expresan, libremente y, algunas veces, sin poder reprimir sus sentimientos, sino por lo bien dosificada que está la acción. Esto se logra, en gran medida, gracias a la pareja protagonista, Brit Marling y William Reibert Mapother Jr. Sobre ambos se apoya una narración muy crepuscular que se torna en una experiencia muy recomendable por la experiencia liberadora que ambos personajes acaban viviendo durante la narración cinematográfica.

Quizás quien más aporta a la narración sea Brit Heyworth Marling, actriz, guionista y directora, la cual ya sorprendió en el festival de Sundance del año 2011 con la película Sound of My Voice, escrita e interpretada por ella. Los premios concedidos a la mejor actriz por San Diego Film Critics Society y el jurado festival de Sitges, ambos durante el año 2011, son más que merecidos a una de las películas que mejor sabor de boca deja, a pesar de lo delicado del tema que trata, de cuantas se han estrenado en la última década.  

© Eduardo Serradilla Sanchis, Helsinki 2011-2023

IM1 Rhoda Williams (Brit Marling) en una imagen de la película Another Earth. © 2011 Artists Public Domain. All Rights Reserved.

IM2 Rhoda Williams (Brit Marling) en una imagen de la película Another Earth. © 2011 Artists Public Domain. All Rights Reserved.

IM3 Rhoda Williams (Brit Marling) y John Burroughs (William Mapother ) en una imagen de la película Another Earth. © 2011 Artists Public Domain. All Rights Reserved.

IM4 Rhoda Williams (Brit Marling) en una imagen de la película Another Earth. © 2011 Artists Public Domain. All Rights Reserved.

Póster de la película Another Earth. © 2011 Artists Public Domain. All Rights Reserved.

Superhéroes made in Asia

Superhéroes made in Asia

Durante el tercer cuatrimestre del año 2023, el sello editorial norteamericano DC Comics, Inc., presentó hasta tres cabeceras gráficas distintas, todas ellas protagonizadas por personajes de sobra conocidos por los lectores de la veterana empresa de publicaciones...

En recuerdo de Alfonso Azpiri

En recuerdo de Alfonso Azpiri

La primera vez que coincidí con Alfonso Azpiri Mejía (1947-2017) fue en el año 1989, durante la presentación del primer tomo recopilatorio de las aventuras de Mot, publicado por Pequeño País/Altea. El escenario de dicho encuentro, una céntrica y frecuentada librería...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies